El Folleto Para el Paciente Bipolar y Su Familia

 

Consenso De Los Expertos del Guía Para el Tratamiento del Disturbio Bipolar

Un Guía Para Los Pacientes y las Familias

Si usted ó alguien que es importante para usted ha sido diagnosticado con el disturbio bipolar, usted se puede sentir como si fuese la única persona que tiene que enfrentarse con esta enfermedad. Pero usted no está sólo. En los Estados Unidos, sobre 1.2% de la población adulta (más de 2.2 millones de gente) tiene el disturbio bipolar (también conocida como enfermedad maníaca depresiva). Afortunadamente, existen tratamientos disponibles muy efectivos para estabilizar su ánimo y puede ayudarle a recobrar y mantener una vida de satisfecho y productivad. Aquí tiene respuestas a las preguntas más comúnmente hechas sobre el disturbio bipolar.

¿QUE ES EL DISTURBIO BIPOLAR?

¿Por qué es el disturbio bipolar una enfermedad?

Cada uno tiene altibajos de ánimo-- la felicidad, la tristeza, y la ira son emociones normales y una parte esencial de la vida diaria. En contraste, el disturbio bipolar es una condición médica en la cual la gente tiene unos altibajos fuera de proporción, o totalmente sin relación con los eventos de la vida. Estos altibajos afectan los pensamientos, sentimientos, salud física, comportamiento, y el funcionamiento. El disturbio bipolar no es su culpa, ni es el resultado de una personalidad "débil" ó inestable. Es un disturbio que tiene tratamiento médico para el cual hay medicamentos específicos que ayudan a la mayoría de la gente.

¿Cuándo comienza el disturbio bipolar?

El disturbio bipolar comienza generalmente en la adolescencia o la temprana edad de la adultez, aunque puede comenzar a veces durante la niñez temprana o tan tarde como los 40 o 50 años. Cuando alguien con más de 50 años tiene un episodio maníaco por primera vez, es muy probable que la causa es un problema que imita el disturbio bipolar (i.e., enfermedad neurológica o los efectos de drogas, alcohol, o algunos medicamentos prescritos).

¿Por qué es importante diagnosticar y tratar el disturbio bipolar tan pronto como sea posible?

Como promedio, la gente con el disturbio bipolar ve de 3 a 4 doctores y pasan más de 8 años antes de que reciban un diagnóstico correcto. Previos diagnósticos, tratamiento adecuado, y encontrar los medicamentos debidos pueden ayudar a la gente evitar lo siguiente:

¿Es el disturbio bipolar heredado?

El disturbio bipolar tiende a repetirse en familias. Los investigadores han identificado un número de genes que pueden estar vinculado al disturbio, sugestionando que varios diferentes problemas bioquímicos pueden ocurrir en el disturbio bipolar (lo mismo que hay diferentes tipos de artritis). Sin embargo, si usted tuviera el disturbio bipolar y su cónyuge no lo tiene, hay solamente un riesgo de uno (1) en siete (7) que su niño lo desarrollará. La oportunidad puede ser mayor si usted tiene un número de familiares con disturbio o depresión bipolar.

¿Qué causa el disturbio bipolar?

No hay una causa singular ni garantizada del disturbio bipolar, pero la investigación sugiere fuertemente que es frecuentemente un problema heredado relacionado con una falta de estabilidad en la transmisión de impulsos de nervios en el cerebro. Este problema bioquímico hace a la gente con disturbio bipolar más vulnerables a la tension emocional y física. Si hay un contratiempo de la vida, el uso de sustancia, la falta de sueño, u otra estimulación excesiva, los mecanismos del cerebro normales no trabajan siempre adecuadamente para restaurar el funcionamiento.

Esta teoría de un interactuar de vulnerabilidad innato con un estímulo ambiental es similar a teorías propuestas para muchas otras condiciones médicas. En la enfermedad del corazón, por ejemplo, una persona podría heredar una tendencia para tener el colesterol alto o la presión arterial alta, que hace que dañe gradualmente el suministro de oxígeno al corazón. Durante la tensión, tal como el esfuerzo físico o la tensión emocional, la persona podría desarrollar repentinamente dolor del pecho o tener un ataque al corazón si el suministro de oxígeno se baja demasiado. Al igual que con la enfermedad del corazón y otras condiciones médicas, el tratamiento para el disturbio bipolar se centra en el tomar los medicamentos debidos y haciendo cambios del estilo de vida para reducir el riesgo de episodios de altibajos.

¿Cuáles son los síntomas del disturbio bipolar?

Durante el proceso del disturbio bipolar, cuatro diferentes tipos de episodios de ánimo pueden ocurrir:

1. La manía (episodio maníaco). La manía frecuentemente comienza con un sentido agradable de energía mejorada, creatividad, y la facilidad social-sentimientos que pueden rápidamente escalar fuera de control en un episodio maníaco. La gente con manía típicamente carece de comprensión, niegan que las cosas andan mal, y culpan con cólera a cualquier persona que señala al problema. En un episodio maníaco, los siguientes síntomas se presentan por lo menos por una semana, hasta el punto que la persona tiene problemas funcionando de un modo normal:

En casos muy severos, pueden haber síntomas psicóticos tal como alucinaciones (oyendo o viendo cosas que no están allí) ó ilusiones (creyendo firmemente en cosas que no son verdaderas).

2. La Hipomanía (episodio hipomaniáco). La Hipomanía es una forma más moderada de manía con síntomas similares pero menos severos y el deterioro es menos también. En episodios hipomaniácos, la persona puede tener un ánimo elevado, se siente mejor que lo usual, y es más productiva. Estos episodios frecuentemente hacen a uno sentirse bien y la búsqueda de la hipomanía pueden hasta hacer que la gente deje de tomar su medicamento. Sin embargo, con demasiada frecuencia hay un precio severo que pagar por la hipomanía­ya sea escalar hasta la manía ó un descenso a la depresión.

3. La depresión (episodio depresivo mayor). En un incontrolable episodio depresivo "mayor", los siguientes síntomas se manifiestan al menos por 2 semanas y hacen las cosas difíciles para que usted funcione bien:

Por lo menos cuatro de los siguientes:

Las depresiones severas pueden también incluir alucinaciones ó ilusiones.

4. El Episodio mixto. Quizás los episodios más debilitantes son aquellos que involucran al mismo tiempo síntomas tanto como de manía como de depresión o frecuentemente se alternan durante el día. Usted está excitado ó agitado como en la manía pero también se siente irritable y deprimido, en lugar de sentirse como si podría conquistar el mundo.

¿ Cuáles son los diferentes patrones del disturbio bipolar?

La gente varía en los tipos de episodios que generalmente tienen y cuan frecuente se sienten enfermo. Algunos tienen iguales números de episodios maníacos y depresivos; otros tienen principalmente un tipo o el otro. Por promedio, las personas con disturbio bipolar tienen cuatro episodios durante los primero 10 años de la enfermedad. Es mas probable que los hombres comienzen con un episodio maníaco, las mujeres con un episodio depresivo. Mientras que un número de años puedan transcurrir entre los primeros dos o tres episodios de manía o depresión, la mayoría de la gente sin tratamiento eventualmente tienen episodios más frecuentes. A veces estos son determinados por las estaciones del año(por ejemplo, un episodio hipomaniáco en el verano y otro de depresión en el invierno). Un pequeño número de gente pasan por un ciclo en forma frecuente o hasta continuamente durante el año.

Los episodios pueden durar días, meses, ó a veces hasta años. Como promedio, sin tratamiento, episodios maniácos o hipomaniácos duran algunos meses, mientras depresiones frecuentemente duran mucho más de 6 meses. Algunas personas recuperan completamente y pueden pasar muchos años entre episodios sin ningún síntoma, mientras que otros continuan teniendo débiles pero preocupantes episodios de depresión o de altibajos.

Términos especiales que se usan para describir patrones comunes:

En el Disturbio Bipolar I, una persona tiene episodios maníacos o mezclados y casi siempre tiene depresiones también. Si usted se ha enfermado recientemente por primera vez y le ocurrió con un episodio maníaco, aún se le considerada que tiene un disturbio bipolar I. Es probable que usted continuará teniendo episodios de depresión en el futuro, así como manía­a menos que usted obtenga tratamiento efectivo.

En en Disturbio Bipolar II, una persona tiene solamente episodios hipomaníacos y depresivos, no episodios maníacos o completamente mezclados. Este tipo es frecuentemente difícil de reconocer porque hypomanía puede parecer "sobrenormal," especialmente si la persona se siente felíz, tiene mucha energía, y evita tener problemas serios. Si usted tiene el disturbio bipoplar II, usted puede pasar por alto la hipomanía y buscar tratamiento solamente para sus depresiones. Lamentablemente, si el único medicamento que usted recibe es un antidepresivo, hay un riesgo que el medicamento le pueda causar una repente subida de ánimo ó iniciarle un ciclo de reacciones mas frecuentes.

En el Disturbio Bipolar Cíclico Rápido, una persona tiene por lo menos cuatro episodios por año, en cualquier combinación de maníaco, hipomaníaco,combinado, ó episodios depresivos. Este patrón de episodios se ve en aproximadamente del 5% al 15% de pacientes con disturbios bipolares. Resulta a veces en la "búsqueda" de depresiones con antidepresivos, que pueden alentar una reacción de manía, seguida por una caída a la depresión (i.e., usted continua subiendo y bajando como una montaña Rusa).

El Disturbio Esquizoafectivo: Este término se usa para describir una condición que en algunos modos traslapa con el disturbio bipolar. Además de la manía o depresión, hay síntomas psicóticos persistentes (alucinaciones ó ilusiones) durante los momentos cuando los síntomas de ánimo estan bajo control. En contraste, en el disturbio bipolar, cualesquier síntomas psicóticos que ocurren durante episodios severos de manía o depresión terminan cuando el ánimo regresa a lo normal.

LA EDUCACION

Usted y su familia o persona amada beneficiarán aprendiendo tanto como les sea posible acerca de como vivir con el disturbio bipolar. Aquí tienen las preguntas mas comúnmente hechas acerca de los cambios del estilo de vida:

¿Hay algo que puedo yo hacer para ayudar a mi disturbio?

Absolutamente Sí. Primero, hágase un experto en su enfermedad. Ya que el disturbio bipolar es una condición de toda una vida (como muchos otros disturbios médicos tal como la diabetes), es esencial que usted y su familia u otros cerca a usted aprendan todo sobre la enfermedad y su tratamiento. Lean libros, asistan a conferencias, conversen con su doctor o su terapeuta, y considere unirse a un capítulo de la Asociación Depresiva y Maníaca­Depresiva o la Alianza Nacional para los Enfermos Mentales cerca de usted para que pueda permanecerse al tanto y aprender de otros como manejar la vida de día a día y sus medicamentos. Siendo un paciente informado es la manera más segura para el éxito.

Usted puede ayudar a reducir los cambios de ánimo y tensiones que a veces llevan a episodios más severos poniendo atención a lo siguiente:

cadanoche y levántese al mismo tiempo cada mañana. Los patrones de sueño desorganizados parecen provocar cambios químicos en su cuerpo que pueden causar episodios de disturbios. Si usted tiene problemas para dormir, o está durmiendo demasiado, asegúrese de decirselo a su doctor. Si usted tiene que viajar donde usted cambiará zonas de tiempo y podría tener un casancio drástico por el cambio, obtenga consenjo de su doctor.

¿Cuáles son los signos de pronto aviso de un nuevo episodio de ánimo?

Los signos tempranos de un episodio de ánimo no son iguales de persona a persona y son diferentes en los altos y bajos del ánimo. Su buena capacidad de determinar sus propios signos para predecir los síntomas, la más rápido usted puede obtener ayuda para evitar un episodio completo. Cada persona llega a conocer ciertos sentimientos interiores que indican cuando un cambio de ánimo se está desarrollando. Cambios ligeros en el ánimo, el sueño, la energía, el estimo propio, el interés sexual, la concentración, la disposición para asumir nuevos proyectos, los pensamientos de muerte (ó el óptimismo repentino), y hasta cambios en el vestir y el aseo, pueden ser tempranas advertencias de un ataque de un alto ó un bajo. Ponga atención especial a un cambio profundo en su patrón de sueño, ya que este es un indicio común que una tormenta se aproxima. Ya que la pérdida de comprensión puede ser un signo temprano de un episodio de ánimo amenazante, no espere en preguntarle a su familia que se fijen en ciertas reacciones tempranas que a usted no le aparenten que esten.

¿Qué debería usted hacer cuando usted tiene ganas de dejar su tratamiento?

Es normal de tener dudas e incomodidad ocasional con el tratamiento. Asegúrese de discutir todas sus preocupaciones y cualesquiera incomodidades con su doctor, terapeuta, y familia. Si usted siente que su tratamiento no está trabajando o le está causando efectos secundarios desagradables, dígaselo a su doctor­no pare ni ajuste su medicamento por su propia cuenta. Los síntomas que regresan después de haber parado el medicamento son a veces mucho más duros para tratar. Usted y su doctor pueden trabajar juntos para encontrar la mejor y más confortable medicina para usted. También, no sea tímido acerca de preguntar por una segunda opinión de otro profesionista clínico. Las consultas pueden ser de una gran ayuda.

¿Cuán frecuente debería hablar con mi doctor?

Durante manía o depresión aguda, la mayoría de la gente conversan con su doctor por lo menos una vez por semana, o hasta diariamente, para monitorear síntomas, dosis de medicamento, y efectos secundarios. Mientras usted recupera, el contacto es menos frecuente; una vez que usted se sienta bien, usted podría ver su doctor para una revisión rápida cada dos o tres meses.

Independientemente de citas o pruebas de la sangre programadas, llame a su doctor si usted tuviera:

¿Cómo puedo monitorear mi propio progreso de tratamiento?

Manteniendo una gráfica de ánimo es un modo bueno de ayuda para que usted, su doctor, y su familia logren manejar su disturbio (vea la gráfica de muestra abajo). Este es un diario en el que usted sigue el rastro de sus sentimientos, actividades, patrones de sueño, medicamento y efectos secundarios, y eventos de vida importantes. Frecuentemente una entrada diaria rápida acerca de su ánimo es todo lo que se necesita. A mucha gente le gusta utilizar una simple escala visual,­del "más deprimido" al "más maníaco" que usted ha sentido, con el sentirse "normal" en el medio. Notando cambios en el sueño, tensiones en su vida, y así sucesivamente, puede ayudarle a identificar cuales son los signos de advertencia de la manía o la depresión para usted. El mantener una lista de sus medicinas sobre muchos meses ó años también le ayudarán a figurar cuales trabajan mejor para usted.

Ejemplo de una Gráfica del Animo

Día de la
semana

Nombre de las medicinas que estoy tomando
Litio 300 mg

Efectos secundarios
Como la medicina me hace sentir

Síntomas
Como me siento en una escala de 0 al 10

Actividades/Sueño/ Eventos mayores de la vida
Haceres del hogar para la psicoterapia

Horarios
de citas

Ejemplo:
Lunes 15/mayo

Una píldora a las 8 am y una a las 8 pm

Poco temblor

3-me siento mejor sobre las cosas hoy

Dormi mejor

Dr. Luis a las 3 pm

¿Qué pueden las familias y los amigos hacer para ayudar?

Si usted es un miembro o amigo de la familia de alguien con un disturbio bipolar, informese acerca de la enfermedad del paciente, sus causas, y sus tratamientos. Hable con el doctor del paciente si es posible. Aprenda los signos particulares de como la persona actua cuando el ó ella se está poniendo maníaco o deprimido. Intente de planear, mientras la persona se sienta bien, de como usted debería de responder cuando ve estos síntomas. ¡A usted se le va a agradecer después!

Si su ser querido se enferma con un episodio de altibajo y repentinamente siente que su preocupación es una interferencia, recuerde que este no es un rechazo de usted­es la enfermedad que lo controla.

LA PSICOTERAPIA

La psicoterapia puede jugar un papel importante en la reducción de las tensiones que pueden ocasionar episodios maníacos y depresivos. La psicoterapia es probablemente mucho más de gran ayuda para la depresión que para la manía, ya que los pacientes en una etapa maníaca frecuentemente tienen dificultad reteniendo lo que ellos aprenden.

Las clases de psicoterapia

Tres clases de psicoterapia aparecen ser particularmente útil para la depresión y pueden también ayudar durante la recuperación:

La psicoterapia puede ser individual (solamente usted y un terapeuta); de grupo (otra gente con problemas similares); o de familia. La persona que provee la terapia puede ser su doctor u otro profesionista clínico (e.g., un trabajador social, un psicólogo, una enfermera, o un consejero) que trabaja en asociación con su doctor.

Como obtener lo mejor de la psicoterapia

Durante la depresión,la psicoterapia trabaja generalmente más gradualmente que el medicamento y puede tomar 2 meses o más para mostrar sus efectos completos. Sin embargo, los beneficios pueden ser de largo plazo. Recuerde que la gente puede reaccionar de otro modo a la psicoterapia, lo mismo que hacen las medicinas.

GRUPOS DE APOYO

Los grupos de apoyo son una parte invaluable del tratamiento. Estos grupos proveen un foro para la aceptación mutua, la comprensión, y el descubrimiento de uno mismo. Los participantes desarrollan un sentido de compañerismo con otros participantes por que todos han vivido con los disturbios de los altibajos. La gente que son nuevos al disturbio del ánimo pueden hablarle a otros que han aprendido estrategias exitosas para hacerle frente a la enfermedad.

La Asociación Nacional Depresiva y Maníaco-Depresiva (DMDA Nacional)

Fundada en el 1986 por y para personas con enfermedades depresivas y sus familias, DMDA Nacional es la mayor asociación que es de una específica enfermedad, una organización en la nación dirigida por pacientes. Un corporación sin ganancias o provechos, la DMDA Nacional está dirigida por un Junta de Consejeros Científicos de unos 60 investigadores distinguidos y de profesionales practicantes en la salud mental ; un Consejo de Directores nacionales compuesto de pacientes y miembros de familias; y una red popular de 275 capítulos a través de los Estados Unidos, Canadá, y países foraneos.

Los grupos de apoyo son de una función mayor de los capítulos de DMDA locales. Los grupos tienen consejeros médicos y facilitantes designados, la mayor parte de ellos son pacientes o miembros de familias. Algunos capítulos tienen bibliotecas de préstamo,colectas de fondos, boletines de prensa, y actividades organizadas variando de seminarios a juegos de softbol.

La misión del DMDA Nacional es de educar pacientes, familias, profesionales y el público sobre las causas de las enfermedades depresivas y maníacas­depresivas como enfermedades médicas; para cultivar ayuda propia para los pacientes y familias; para eliminar la discriminación y el estigma; para mejorar acceso a los servicios; y para abogar por la investigación de la eliminación de estas enfermedades.

La DMDA nacional opera una librería, un boletín público de la prensa, tiene convenciones y conferencias, tiene una Agencia de Conferencistas Nacional, y participa en campañas nacionales. Para averiguar si hay un capítulo de la DMDA ó un grupo de apoyo en su área o para aprender más acerca de la DMDA Nacional, llame ó escriba a:

La Asociación Nacional Depresiva y Maníaca­Depresiva
730 N. Franklin St., Suite 1015
CHICAGO, IL 60610-3526
800-82-NDMDA (800-826-3632)

Otras organizaciones

Estas otras organizaciones tienen capítulos locales y pueden también ayudarle a localizar grupos e información de apoyo:

La Alianza Nacional para los Enfermos Mentales (NAMI)
200 N. Glebe Rd., Suite 1015
Arlington, VA 22203-3754
800-950-NAMI (800-950-6264)
La Fundación Nacional para la Enfermedad Depresiva, Inc. (NFDI)
P.O. Box 2257
New York, NY 10116-2257
800-248-4344
La Asociación Nacional de la Salud Mental (NMHA)
El Centro Nacional de Información de la Salud Mental
1021 Prince Street
Alexandria, VA 22314-2971
800-969-6642

PARA MAS INFORMACION

La DMDA nacional distribuye gratuitamente el panfleto Una Guía Para La Enfermedad Depresiva y Maníaca­Depresiva: El Diagnóstico, Tratamiento y Apoyo, junto con un catálogo de la librería de la DMDA Nacional y un directorio de los capítulo. Las publicaciones mencionadas a continuación también proveen más información sobre el disturbio bipolar. La mayor parte están disponibles en la librería de la DMDA Nacional. Para ordenar estos materiales, llame al 800-82-NDMDA.

Información médica acerca del disturbio bipolar:

Cognitive-Behavioral Therapy for Bipolar Disorder. Basco MR and Rush AJ. Guilford, 1996.

The Depression Workbook: A Guide for Living with Depression and Manic Depression. Mary Ellen Copeland, MS. Newharbinger Publications, Inc., 1992.

Depressive Illness: The Medical Facts, the Human Challenge. National DMDA, rev. 1996.

Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition (DSM-IV). American Psychiatric Association, 1994.

Everyone Needs a Hand to Hold On To (18-minute video produced for National DMDA; comes with a discussion guide) 1995.

Living with Manic-Depressive Illness: A Guidebook for Patients, Families and Friends. National DMDA, available in early 1997. Comprehensive, fully updated 60-page guide to the illness.

Manic-Depressive Illness. Frederick K. Goodwin, MD, and Kay Redfield Jamison, PhD. Oxford University Press, 1990.

Structured Group Psychotherapy for Bipolar Disorder: The Life Goals Program. Bauer M and McBride L. Springer, 1996.

Dark Glasses and Kaleidoscopes: Living with Depression and Manic Depression (video); to be released in 1996.

Los libros sobresalientes para la gente con disturbio o depresión bipolar:

The Beast: A Reckoning with Depression. Tracy Thompson. G.P. Putnam's Sons, 1995.

A Brilliant Madness: Living with Manic-Depressive Illness. Patty Duke and Gloria Hockman. Bantam Books, 1992.

Call Me Anna: The Autobiography of Patty Duke. Patty Duke and Kenneth Turan. Bantam, 1987.

Darkness Visible: A Memoir of Madness. William Styron. Random House, 1990.

On the Edge of Darkness: Conversations About Conquering Depression. Kathy Cronkite. Doubleday, 1994.

An Unquiet Mind: A Memoir of Moods and Madness. Kay Redfield Jamison, PhD. Alfred A. Knopf, 1995.

Undercurrents: A Therapist's Reckoning With Her Own Depression. Martha Manning. Harper Collins, 1994.

Copyright Expert Knowledge Systems LLC, all rights reserved.

Web site by David Ross, Ross Editorial Services, 4/17/97